El conjunto de Olavarría logró un gran cierre ante Racing de Chivilcoy y lo venció por 90-61. Matías Sesto tuvo una espectacular noche y terminó el juego como el goleador con 21 puntos.

Racing 61 - Estudiantes 90

El último turno del jueves en Olavarría tuvo como protagonistas al dueño de casa y a Racing de Chivilcoy, que no jugaba en el Maxigimnasio del Parque Carlos Guerrero desde el lunes cuando cayó frente a Quilmes en este mismo estadio.

Estudiantes encadenó su cuarto triunfo en fila, ratificó su mejor momento en la temporada y creció notablemente en la tabla hasta el noveno puesto con una marca 9-10, que le abre un escenario enorme de posibilidades para subir a la zona de playoffs, a raíz de ser el equipo con menos cotejos disputados.

En el inicio del juego, la Academia golpeó primero gracias a cinco puntos rápidos de Cuassolo, pero eso fue lo único que pudo producir en ofensiva el conjunto de Dambrosio en cinco minutos. Del otro lado de la cancha, los de Macías recurrieron de manera insistente al juego interno, lo que sumado a varias faltas (cinco en cuatro minutos) los llevó en reiteradas ocasiones a la línea para ponerse 13-5 en el electrónico a falta de 4:31. Con la defensa cerrada del dueño de casa, a Racing solo le quedó recurrir al tiro externo. Mientras, el Bata se lució tomando tiros abiertos desde todas las zonas para irse al primer descanso ganando 28-14.

Tras el primer descanso, ambos equipos encontraron efectividad de larga distancia que le subió rápidamente el goleo a los en dos minutos (36-22). Sin embargo, tras ese buen arranque perdieron el ritmo anotador y fueron bajando la efectividad a la vez que cometieron varios errores de manejo del balón. Pese a eso, con el correr de las acciones el trámite volvió a caer al poste para recuperar la confianza en el lanzamiento de cerca y empezar a sumar por ese lado. Eso le permitió a Estudiantes escaparse en el marcador para cerrar la primera mitad arriba por 55-34.

Luego del entretiempo, Racing entró enfocado en busca del descuento y pudo hacerlo por momentos, enhebrando un 8-0 en tres minutos para quedar a 13 (55-42). Pero el elenco de Olavarría trabajó mejor las posesiones siguientes para encontrar de a poco espacios en la pintura y descargas a tiradores a pie firme para anotar los puntos que no pudo al principio y estabilizó su situación con un parcial de 8-4 (63-46) a falta de 4:20. A partir de ahí, Racing volvió a tomar las riendas, con buenos aportes de Peralta y Barrales para ponerse a diez en el último minuto, lo que dejó el juego 68-57 a favor de Estudiantes.

En el último capítulo, Estudiantes inició con mayor decisión para recuperar la renta que le permitió estar tranquilo en el entretiempo y lo logró gracias a Trelles y Sandrini, más un gran movimiento en el poste de Herrero a falta de 4:27 que puso a los suyos arriba 79-61, forzando a Dambrosi a pedir el último tiempo que le quedaba. Matías Sesto tomó la lanza en ataque luego de eso sacando varias faltas a su favor, aportando de a uno para volver a poner a Estudiantes arriba por 23. Ya con el resultado asegurado, igual el Bataraz siguió atacando para estirar la distancia en el marcador, sabiendo que Racing es un rival directo en la lucha por el ingreso a playoffs. De esta manera, cerró el encuentro con un contundente 90-61.

Síntesis:

Racing (61): Juan Ignacio Fernández (9), Ignacio Cuassolo (12), Alejo Barrales (12), Máximo Vélez (3), Agustín Cavallín (1); Franco Montemagio (4), Héctor Martirena (0), Bautista Bonello (0), Julián Morales (0), Gabriel Peralta (20) y Marcos Mambelli (0).

Estudiantes (90): Matías Sesto (21), Ignacio Galardo (3), Jeremías Sandrini (15), Martín Trelles (11), Lucas Gorosterrazú (5); Fermín Callegaro (0), Johu Castillo (8), Santiago Aman (2), Tomás Pérez (2), Elnes Bolling Jr. (6), Julián Ruiz (11) y Martín Herrero (6).

Parciales: 14-28; 20-27; 23-13 y 4-22.

Estadio: Maxigimnasio, Olavarría.

Árbitros: Julio Dinamarca, José Domínguez y Carla Domingo.

Fotos: Cristian Perco.

Informe: Prensa Estudiantes de Olavarría.

Fuente: LAB

Compartir