La asistente de Gregg Popovich en los Spurs llegó al último escalón para llegar al puesto de un equipo de punta. ¿Lo logrará?

No debería ser la noticia del año, pero si ocurre, lo será. Becky Hammon, ya alguna vez en rumores de poder convertirse en entrenadora principal de un equipo de la NBA, está más cerca que nunca de lograrlo, al pasar hasta la decisión final de uno de los equipos más fuertes que se quedó sin entrenador. 

Portland Blazers ha ido filtrando candidatos varios y se ha quedado con dos para tomar la determinación de quién ocupará el lugar de Terry Stotts: será Becky o Chauncey Billups. Lo de Hammon es un hecho inédito en la historia de la Liga, porque de hecho prácticamente no hay entrenadores mujeres en la competición. 

Hammon se fue ganando espacio en los Spurs a partir de su capacidad, ya estuvo en la mira de otros equipos y, de hecho, si no se concreta lo de los Blazers, el colega Shams Charania ha dicho que también fue entrevistada por los Orlando Magic, otro de los varios equipos que decidieron cambiar de entrenador en este receso.

Hammon, de 44 años, ya tuvo una pequeña experiencia que marcó historia en diciembre, cuando ante la expulsión de Popovich en un partido, se convirtió en la primera mujer en dirigir a un equipo NBA en un partido oficial. Lo curioso en el caso de los Blazers es que no fue a la única mujer que entrevistaron. También se reunieron con Dawn Staley, la coach de Soutj Carolina, que viene de dirigir a Estados Unidos en la Americup femenina disputada en Puerto Rico y que el mes próximo dirigirá a la selección también en Tokio.

Fuente: The Athletic

Compartir