Por Prensa CAB

LUNES, 16 DE AGOSTO DE 2021 /  PUBLICADO EN TORNEO FEDERAL

El combinado dirigido por Anglese jugará la próxima temporada de la Liga Argentina tras finalizar segundo lugar del cuadrangular final. El análisis y los motivos de la conquista.

Zárate Basket alcanzó finalmente la misión que persigue desde su fundación hace cuatro años: vapuleó a Comunicaciones en una tarde en la que acarició la perfección y consumó su ascenso a la Liga Argentina 2021-22. Protagonista desde su primera incursión en la categoría, consiguió su postergado objetivo después de la irrupción del coronavirus que forzó la suspensión de su arrasadora producción durante la campaña anterior.

Fue un trámite tranquilo para el conjunto zarateño, ante un rival que ya no tenía chances de ascenso y salió a la cancha únicamente a defender su honor. Zárate impuso condiciones en el primer cuarto, sacó una diferencia notable y encaminó un partido que resolvió por un margen de 31 puntos (85-54) con Agustín Brocal como máximo anotador con 18 unidades en el Ángel Sandrín de Instituto de Córdoba. El equipo, que tuvo marca de 20-8 en la temporada y 10-1 en playoffs, arrancó este mini torneo con la derrota ante el campeón Jachal (79-84) pero se recuperó en el duelo clave ante Pergamino (78-71) y hoy cerró con una victoria contundente ante Comunicaciones.

Con un interesante presupuesto y la aspiración permanente de ser protagonista, el ascenso de Zárate parecía inevitable aunque este año fue uno de los más complicados en su travesía Federal porque no había comenzado con el pie derecho. Tan crítica fue la situación que incluso Juan Manuel Anglese, la mente detrás del equipo campeón, llegó a presentar su renuncia. Sin embargo, la dirigencia del club decidió respaldar su proyecto y sostuvo al entrenador en su cargo.

Más allá de la continuidad en el banco de suplentes, Zárate realizó modificaciones estructurales en su plantel con la partida de Maximiliano Ríos y las contrataciones del pivote Sebastián Chaine (venía de jugar Liga Nacional con Obras Basket) y del escolta Agustín Brocal (también había disputado la máxima categoría con la camiseta de Oberá Tenis Club) durante el último mes de mayo. Además de su experiencia en la primera división, ambos cargaban con historia en el Federal.

El aterrizaje de dos refuerzos de jerarquía le permitió encauzar su rendimiento tras la suspensión temporal por las medidas tomadas por el Gobierno Nacional a causa de la segunda ola de Covid-19. Chaine se transformó en el máximo anotador del equipo y Brocal en un elemento determinante, una dupla que potenció a un grupo sin demasiadas fisuras y cargado de jerarquía. Tras acomodarse en la División Bonaerense como el tercero mejor por detrás de Pergamino y Unión de Mar del Plata, con la mayor parte de sus dudas ya disipadas, Zárate fue arrollador en la fase de Playoffs.

Aquel cimbronazo inicial no fue el único que debió sortear el combinado zarateño durante su aventura: en cuartos de final sufrieron numerosas bajas por coronavirus y recién pudieron rubricar su clasificación a semifinales en un agónico y dramático triunfo frente a Pergamino, rival con el que se reencontraron en las Finales. Con todos recuperados, en semifinales brillaron nuevamente y se mudaron a las finales de Córdoba como candidato a quedarse con uno de los dos ascensos. Otra victoria ante Pergamino en la jornada del domingo, fundamental para llegar con chances de ascenso al lunes, fue otra muestra de su carácter.

Amén de Chaine y Brocal, Zárate diseñó un plantel con numerosos jugadores históricos en la tercera división, encabezados por el implacable Juan Ignacio Baquero que ya es una leyenda y una garantía en el Federal gracias a su inexpugnable defensa y su aporte ofensivo. Detrás del MVP zarateño, los nombres de Facundo Pascolatt, Raúl Salvatierra y Lucas Andújar, nombres propios con numerosas batallas en la división, también explican por qué los zarateños harán su primera excursión por la segunda división argentina en la próxima temporada.

Fuente: Sitio CAB

Compartir